Si buscas en Instagram la palabra ‘guacamole’ encontrarás dos millones de publicaciones, todas imágenes en las que se deja ver esta maravillosa salsa mexicana. Son varias razones las que han convertido al guacamole en la receta de moda. Una de ellas es su vistosidad, ya que su espléndido color verde hace que cualquier plato luzca bonito y, sobre todo, apetitoso. 

El guacamole también gusta porque tiene un sabor exquisito y porque el aguacate, su ingrediente principal, ofrece muchos beneficios al organismo. Y es que, bajo su piel dura se esconde una pulpa suave que la hace untuosa y muy nutritiva, capaz de aportar vitalidad al cuerpo y ayudar a regular el colesterol.

¿Por qué es bueno comer aguacate? 

La base del guacamole es el aguacate, una deliciosa y aceitosa fruta tropical cargada de múltiples beneficios. Es originaria de Centroamérica, específicamente de la región de México, Guatemala y las Antillas. 

Una de sus principales propiedades es que está cargado de grasa saludable; el 23% de su peso son grasas monoinsaturadas. Estas se consideran grasas ‘buenas’ y son las mismas que tiene el aceite de oliva. También está lleno de vitaminas como la C, E y la provitamina A y minerales como potasio, magnesio, calcio, hierro, fósforo, cobre y zinc.

guacamole

Si te gusta comer guacamole, es bueno que sepas cuáles son los principales beneficios de su ingrediente principal.

  • Mejora la salud cardiovascular: carece de colesterol, ayuda a controlarlo y a reducirlo cuando está elevado. 
  • Ayuda a quienes hacen deporte porque aporta nutrientes adecuados para tratar la sobreactividad muscular y el desgaste energético. 
  • Relaja el sistema nervioso gracias a que es rico en ácidos grasos, vitaminas del grupo B y magnesio.
  • Protege la visión por su riqueza en el carotenoide luteína.

Claves para preparar el mejor guacamole

El guacamole es una receta básica en la cocina mexicana y aunque se trata de una preparación sencilla es importante tener en cuenta algunos aspectos para que sea una salsa verdaderamente perfecta. Tal como sucede con muchas preparaciones, puede tener distintos matices que varían según la tradición o el gusto de cada persona. 

Sin embargo, se puede decir que el guacamole tiene 4 ingredientes básicos: 

  • Aguacate
  • Cebolla
  • Chile
  • Cilantro

La receta original incluye tomate rojo, pero hay personas que prefieren no incluirlo porque hace que la salsa tenga una consistencia más acuosa, o según el chef Joan Bagur porque su sabor es potente y opaca el del aguacate. También se le suele agregar un poco de zumo de limón para evitar que el aguacate se oxide.

Para prepararlo solo hay que cortar los ingredientes en cuadros no muy grandes y extraer la pulpa del aguacate con una cuchara. Hecho esto, solo quedará triturar la fruta, agregar el resto de los ingredientes y mezclar hasta que esté bien combinado. No hace falta tener utensilios especiales. Si no tienes un mortero de piedra, puedes hacerlo en cualquier plato de porcelana hondo con ayuda de un tenedor.

Tampoco hace falta triturarlo mucho, ya que lo mejor es poder encontrar un trozo pequeño de cebolla o de cilantro mientras se está comiendo. Lo más importante es, quizá, saber cómo elegir el aguacate, debido a que debe estar en el punto exacto para que el guacamole quede bien. No puede estar ni muy verde ni muy maduro.

Un truco para saber si está listo es quitarle el rabillo de la parte superior: si está de color verde todavía le falta por madurar y si está marrón o negro está pasado. Lo ideal es que esté de color amarillento, y así tendrás la base perfecta para tu preparación.

Si te encantan los nachos con guacamole, ya sabes cómo se prepara este increíble dip y lo beneficioso que puede ser gracias a su ingrediente estrella: el aguacate, que además es uno de los producto estrella en nuestros locales.